Escalada, parapente biplaza y rutas en 4×4 para romper con la rutina

0
1

La comunidad autónoma de Aragón ofrece infinidad de posibilidades para disfrutar en familia o entre amigos de una jornada de emociones fuertes en parajes inigualables para combatir la fática pandémica por tierra, «río» y aire.

El Parque Natural del Moncayo, en la provincia de Zaragoza, es el mejor escenario para iniciarse en la escalada, una actividad muy en auge tras la irrupción de la pandemia. Y es que, pese a que pueda parecer lo contrario, escalar también está al alcance de cualquiera gracias a Guías Cara Oculta y su experiencia «slowclimbing». Alejados de aglomeraciones, en un entorno natural espectacular y de la mano de guías expertos, los visitantes pueden iniciarse en este apasionante mundo vertical y llevar a cabo un bautismo de escalada.

Rafting

El rafting es otra de esas actividades clásicas pero que nunca fallan, y si es en el Gállego, a los pies de los Mallos de Riglos, mejor todavía. Ur Pirineos ofrece experiencias en familia para que hasta los más pequeños de la casa puedan disfrutar de la aventura del descenso acompañados por experimentados guías que garantizan la máxima seguridad. El único requisito para poder embarcarse en el ratf es saber nadar y tener ganas de pasarlo bien, la seguridad la ponen nuestros grandes profesionales.

We are canyoneers, Aínsa

Muy cerca de la villa medieval de Aínsa, la empresa especialista en barranquismo We are canyoneers, organiza divertidos descensos en el Río Yaga, que discurre por la garganta de Mirabal ofreciendo unas impresionantes vistas del Valle de Escuaín. Saltos y toboganes aptos para todos los públicos con los que desconectar de la rutina y oxigenar el cuerpo a ritmo de barranco. Se trata de una actividad ideal para familias, en la que también pueden participar grupos con diferentes niveles de experiencia. La ausencia de rápeles lo convierte en “el mejor barranco para hacer con niños de toda la provincia de Huesca, por ser el más divertido y por ser uno de los más bonitos”, explican desde la Asociación Aragonesa de Empresas de Turismo Deportivo (TDAragón).

Parapente Pirineos

Para todos aquellos a quienes lo terrenal se les queda corto, también existe la posibilidad de contemplar los Pirineos a vista de pájaro contratando un vuelo en un parapente biplaza. Parapente Pirineos otorga la posibilidad, a quienes quieren adentrarse en el mundo del parapente pero no tienen experiencia, de sobrevolar junto a un piloto titulado algunas de las cumbres más icónicas de la cordillera pirenaica como el Aneto, Posets o el Turbón.

Y, por último, quienes andan en busca de aventuras sobre ruedas, pueden hacerlo a bordo de los 4×4 de Casteret Guías de Montaña para llegar hasta los espectaculares Miradores de Ordesa. La ruta parte desde Broto hacia Buesa, por una pista forestal que lleva hacia la Sierra de las Cutas. Tras unos 20 minutos de caminata, empiezan a llegar los primeros miradores y como recompensa al paseo, las privilegiadas vistas. Para garantizar la seguridad de los visitantes, la Asociación de Empresas de Turismo Activo de Aragón desarrolló junto al Gobierno de Aragón el certificado «Aventura Segura» que poseen muchas de las compañías adheridas a TDAragón. El sello garantiza que la empresa que lo ostenta cumple con los protocolos y medidas de reducción de contagios frente al covid-19.

PARA MÁS INFORMACIÓN:

www.tdaragon.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí