La ruta de la Persia clásica es un viaje de naturaleza monumental y cultural. La ruta clásica atraviesa el país de norte a sur, transcurre desde el oasis de Shiraz hasta Teherán, capital de Irán, dónde finalizará el camino. A lo largo de la ruta podrás disfrutar del legado histórico y arquitectónico del Imperio Persa.

Puedes comenzar el recorrido en la ciudad de Shiraz, visitando la tumba de Hafez, el jardín y el palacio de Narejaestan. Si eres un apasionado de la cultura persa, no olvides pasear por el centro histórico de la ciudad. Allí se encuentra su interesante bazar, sin duda, uno de los más bonitos del país. Durante el viaje también descubrirás valiosos restos arqueológicos en la ciudad de Persépolis o Pasargada, ambas declaradas por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

Otro de los puntos de interés del país es el templo del Fuego, situado en Yazd, es uno de los pocos monumentos de fuego zoroastrianos en funcionamiento. Al sur de la ciudad descubrirás las curiosas Torres del Silencio, edificios circulares funerarios de la religión zoroástrica.

La ciudad Isfahán, una de las ciudades históricas más importantes de Irán y la tercera más grande, después de Teherán y Mashhad. Está situada entre los montes Zagros y la meseta iraní y en ella podrás contemplar la maravillosa arquitectura islámica.

Finalizarás la ruta en Teherán, el núcleo urbano más importante de Persia. Cuenta con numerosas zonas ajardinadas y con los mejores museos del país, además de algunos edificios muy interesantes.