Un viaje muy especial a través de las ciudades Ave

Estación Central en el atardecer de un día de abril. Suena el resoplido del tren sin darle apenas tiempo al Sol para despedirse. Tras la ventana, el invierno deja asomarse ya a la primavera. Aún quedaban cruces de vías hasta llegar al aroma mediterráneo de Cataluña, para partir luego a Andalucía… ¡Única! Desde los acueductos y murallas de Castilla y León siguiendo las huellas de Quijote en la tierra ancha y llena de fortalezas de Castilla La Mancha. España es un lienzo de colores, aromas, sabores… Un lugar en el mundo que la Red de Ciudades Ave pone a nuestros pies acercando al viajero a un sinfín de experiencias y propuestas alrededor de sus 27 ciudades que contar… Como esta.

Partimos de Madrid, dejando atrás ese espíritu castizo imborrable, a ese rincón, al noreste, donde Gaudí y Dalí encontraron inspiración. Imposible salir de Barcelona sin recordar todos aquellos lugares que cada enero marcamos con chincheta en nuestro mapa particular.

Empezamos pensando en febrero, cuando celebramos en la Peña de los Enamorador de Antequera cada San Valentín… Un día para vivir la pasión en el Oasis Mediterráneo… Escondidos tras una máscara nos encontramos también en el Carnaval de Loja y entre confeti envuelto en música partimos a Zaragoza, tierra carnavalera bajo los ojos El Pilar. En un abrir y cerrar de ojos llegamos cada año a marzo y como no podía ser de otra manera, nos vemos en Sevilla, rodeados de nazarenos vestidos con túnica y cubiertos con capirote y antifaz. En mitad de Semana Santa llegamos a Segovia, donde, bajo el acueducto, resuena su viacrucis.

No hay una, sino muchas primaveras… Porque no es lo mismo darle la bienvenida de feria en feria en el sur que disfrutarla en el norte, en plena Ribeira Sacra de Ourense; o contemplar la naturaleza imprevista de Albacete, Ciudad Real y Puertollano. Recorremos en abril Tarragona y Lleida para celebrar, con libros y rosas, aquella historia que comenzó en Montbalnc con un dragón temible. De Sant Jordi en Cataluña a San Isidro en la capital, donde nos vestimos, en pleno mayo, con mantón de Manila en La Pradera de Madrid… Y por supuesto… No despedimos nunca a la primavera sin contemplar antes los patios en Córdoba.

En un abrir y cerrar de ojos comienza el barrido de nubes en el cielo y las horas comienzan a contar segundos para llegar al verano, el momento ideal para echar la toalla en Valencia o Murcia; pero también para hacer una escapada diferente en Zamora, con sus fiesta y festivales; o visitar León, para empezar aquel camino que recorrió Santiago. Mucho nos ofrece también Valladolid y sus «Ríos de Luz»; al igual que aquel viaje en familia que disfrutamos bajo la caricia de la Alhambra y las noches de cine de Granada.

El solsticio de verano llega en tren cada junio y disfrutamos, como niños, en las hogueras de Alicante. ¡Bendita Noche aquella de San Juan! ¡Qué verano de fiesta en fiesta! De las Fiestas de San Roque en Calatayud a las de San Miguel de Villanueva de Córdoba… Y en agosto… Mantones y flores por doquier, tablaos flamencos, color y música en la Feria de Málaga. Proseguimos en septiembre en un túnel del tiempo, en las Fiestas de Moros y Cristianos de Villena.

La brisa que prevé el otoño nos sorprende, siempre, conociendo las casas colgantes de Cuenca y paseando un día más tarde frente al Alcázar de Toledo… Esa misma tarde visitamos Palencia.

La Red de Ciudades Ave te lleva a las mejores estaciones donde bajarte. Un país que enamora. Un lugar para vivirlo. Una experiencia para sentir y una historia que contar…

Más información: http://www.avexperience.es