Ocho rutas con encanto para celebrar el Día de Andalucía

El 28 de febrero se celebra el Día de Andalucía en conmemoración del referéndum que dio la autonomía a la comunidad en 1980. Para celebrar el 40 aniversario de esta fecha, te proponemos descubrir las ocho provincias andaluzas a través de rutas con encanto que te harán querer, aún más, esta tierra tan especial.

Descubrir Almería a través del Cabo de Gata y sorprenderse con su Oasys MiniHollywood

 La zona del Parque Natural del Cabo de Gata es una de las más impresionantes de la provincia de Almería y de las mejores escapadas por Andalucía que hay para celebrar su día. Por eso recorrerlo gracias a su sendero litoral es una experiencia única de este particular viaje por Andalucía. Esta ruta nace en San Miguel de Cabo de Gata y discurre pegada a la costa durante 55 kilómetros hasta concluir en Aguamarga. Por el camino descubriremos joyas escondidas como Cala de Enmedio con su escarpado acantilado color blanco y sus cristalinas aguas turquesas, la Cala del Bergantín, la abrupta cala de El Carnaje, la Cala de la Peña Negra, las calas de Los Escullos, la cala de los Amarillos o Cala Carbón.

Pero si buscamos una ruta al estilo Western, entre bandoleros, polvo y el ruido de la pólvora cuando sale disparada del revólver, Almería también puede dárnoslo. En Tabernas, el único desierto de Europa, se encuentra el parque temático del oeste americano que ha sido el escenario de muchas películas que luego han pasado a la historia del cine, como Indiana Jones y la última cruzada o Lawrence de Arabi.

Piérdete por La Alhambra o adéntrate en la Ruta de los patios de Granada

Los encantos de Granada son bien conocidos: La Alhambra y el Generalife, el Albaicín, Sierra Nevada… Sin embargo, para celebrar el Día de Andalucía  proponemos un plan un poco diferente: visitar sus patios. La ciudad conserva numerosos patios andaluces de distintas épocas y estilos arquitectónicos que merece la pena visitar. Empezamos el recorrido por la Casa del Chapiz, ubicada en un edificio del siglo XVI compuesto por dos casas moriscas, comunicadas entre sí por distintos jardines y patios desde los que se puede contemplar La Alhambra. En la Casa de los Tiros, ubicada a la entrada del barrio de El Realejo y datada del siglo XVI, encontramos un patio con paredes encaladas  de estilo musulmán que cuenta con una pequeña fuente en medio y columnas nazaríes.

En esta ruta no faltan los patios de palacetes como el Dar-Al-Horra que perteneció a una familia real nazarí y se piensa que también fue la segunda residencia de la madre de Boabdil, el último sultán de Granada. También podemos descubrir el Palacio de los Marqueses de Caicedo de estilo marienista granadino con un hermoso patio con galerías de arcos rectilíneos y columnas de estilo toscano. También puede visitarse La Casa de los Pisa de estilo árabe y cristiano que cuenta con un patio interior en forma trapezoidal, soportado por columnas de mármol blanco, o el Palacio de los Marqueses de Casablanca, una gran vivienda del siglo XVI se levantó sobre los restos de antiguas casas musulmanas medievales con un su patio interior con arcos de medio punto y columnas de piedra, y con una escalera de gran belleza que une los distintos niveles del edificio.

Jaén, naturaleza y olivos, donde nace el oro líquido

El Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas  es el mayor espacio protegido de España y el segundo de Europa y cuenta con 214.300 hectáreas de parajes únicos. Adentrarte en esta  Reserva de la Biosfera es ir a descubrir un espectáculo de flora y fauna irrepetible. El plan mejora más aún si eliges hacer una excursión para visitar los lugares en los que filmaba Félix Rodríguez de la Fuente.

Otra de las maravillas de Jaén que no puedes dejar de disfrutar es Baeza y toda la extensión de olivos desde el aire se convierte en una vista impresionante. Estos campos con hectáreas y hectáreas de esta especie mediterránea conforman la mayor productora de oro líquido del mundo. La mejor forma poner fin a esta experiencia es culminarla con una cata de aceite de oliva virgen extra de la zona.

Málaga, la Historia del Arte cobra vida

Málaga es la perla de la Costa del Sol. Conocida por su ambiente, esta ciudad es un destino en sí mismo y desde el hotel Barceló Málaga es posible trazar un recorrido por la Historia del Arte, desde la Edad Media hasta la era contemporánea.

Su pasado morisco tiñe monumentos, entre los que se encuentran la Alcazaba y las ruinas de Gibralfaro. Frente a ellas, la altísima catedral renacentista, apodada La Manquita porque una de sus torres curiosamente no se terminó de construir. De paseo por la calle Larios llegas a la Málaga de finales de siglo, con una vida cultural creciente y una clase burguesa que empezaba a adueñarse de algunos rincones de la capital convirtiéndolos en estandartes de gusto y color.

Este recorrido por la historia del arte termina como no podría ser de otra forma en la innumerable colección de museos y centros artísticos que hacen de la ciudad un atractivo para cualquier amante del arte. El Centro de Arte Contemporáneo de Málaga, la Casa Sostoa, el Centre Pompidou, el Museo Ruso o el Carmen Thyssen Málaga son solo algunos de los grandes espacios que sitúan a esta ciudad en el mapa del arte internacional.

Córdoba o la magia de las Callejas

Al igual que Granada, los tesoros que ver en Córdoba son más que conocidos, así que esta propuesta va por una vía un poco más recóndita y te ofrece una ruta imprescindible que tiene su propio festival: el de las Callejas.

El Casco histórico conserva un patrimonio que es menos evidente a la vista pero igualmente rico: la trama viaria descendiente directa del urbanismo de Al Andalus. Las callejuelas, 36 catalogadas, se unen en el mapa a callejas-barrera o callejones sin salida, adarves o azucaques. Algunas de ellas se encuentran dentro de las Callejas de la Medina y otras en las Callejas de la Axerquía y todas conforman un recorrido único que nos acerca a una Córdoba diferente y que te recomendamos visitar sí o sí en un viaje por Andalucía.

 

Descubrir la Sevilla de La Peste

Si eres fan de la serie La Peste, no puedes perderte esta ruta temática por los escenarios que aparecen en la pequeña pantalla y por los lugares con encanto en Andalucía que se vieron señalados durante esa época. En Triana puede visitarse la iglesia de la O., antiguo hospital de Santa Brígida y Rufina, ocupado por enfermos de peste, además del Castillo de San Jorge, sede de la Inquisición.

 Tampoco hay que olvidar el Palacio de la Casa de Pilatos –casa del protagonista -, uno de los imprescindibles que ver en Sevilla, y la Torre de Don Fadrique, en la calle Santa Clara. En la calle Sierpes, como bien reza una placa, se encontraba el jardín botánico del médico Nicolás Bautista Monardes Alfaro, uno de los personajes más carismáticos de la serie.

En la calle Álvarez Quintero nos encontramos con una máquina del tiempo dispuesta a transportarte a las entrañas del siglo XVI. Se trata de La Casa de Gula, el restaurante oficial de La Peste donde desde la decoración hasta la carta te harán viajar a ese mundo en el que Sevilla era una ciudad cosmopolita. “Un espacio para los incómodos, los librepensadores, para quienes son cuestionados, acallados, temidos, perseguidos y, aun así, contagian, desde hace siglos, su dorada libertad en la esencia de las calles de Sevilla”.

Ruta de los Pueblos Blancos, un must que ver en Cádiz provincia

Cádiz es conocida por ser la ciudad más antigua de Occidente y por sus impresionantes playas. Si se busca recorrer sus mejores arenales en el Día de Andalucía nada como acercarse a la playa de la Barrosa, con el Royal Hideaway Sancti Petri a escasos metros, y disfrutar con algunos de los mejores atardeceres de la zona y del mejor atún de la almadraba en todas sus versiones en su restaurante Atunante (con amor).

Sin embargo, si queremos descubrir alguna ruta por Andalucía menos habitual en este viaje, te proponemos la ruta de los Pueblos Blancos. Es la excusa perfecta para hacer turismo rural en Andalucía y conocer su cultura, naturaleza y gastronomía. Un lugar perfecto desde el que empezar esta ruta es el hotel Barceló Montecastillo, en plena campiñas jerezana, y a menos de una hora de estos 19 pueblos con encanto. El hotel facilita a sus huéspedes el alquiler de vehículos para conocer alguno de los más imprescindibles como Olvera, Zahara de la Sierra, El Bosque, Grazalema,  Arcos de la Frontera o Setenil de las Bodegas. Caminar por las calles de este última  pintoresca localidad supone descubrir un verdadero tesoro oculto: sus casas y negocios enclavadas bajo la roca, las cuevas de la Sombra y las del Sol, la visión del castillo y su torre del homenaje dominándolo todo, su fortaleza medieval… No es de extrañar que esta localidad gaditana lidere la lista de los mejores destinos desconocidos de Europa en 2019 elaborada por la prestigiosa web European Best Destinations, ni que en diciembre de 2018 se convirtiera, oficialmente, en uno de los pueblos más bonitos de España.

Huelva a través del legado de Cristóbal Colón

Huelva es la última parada de nuestro particular viaje por Andalucía. La tierra que vio partir el 3 de agosto de 1492 a la Pinta, la Niña y la Santa María ofrece una ruta por los lugares Colombinos. Te invitamos a que te remontes más de 500 años atrás para seguir las huellas del responsable del descubrimiento de América, Cristóbal Colón.

Puedes empezar la ruta descubriendo el Monasterio de la Rábida, a las afueras de Palos de la Frontera, donde vivió Colón y donde encontró al fin el apoyo financiero de Isabel la Católica que le permitió emprender el viaje. Este majestuoso edificio, legado de toda esta época, es todo un ejemplo de la arquitectura mudéjar andaluza y en él se dan lugar sencillez y tradición.

 También en Palos se encuentra el Muelle de las Carabelas, una dársena semicircular donde podrás encontrarte con las tres naves protagonistas de la hazaña, La Pinta, la Niña y la Santa María, que te harán sentir que formas parte de este momento histórico. Para profundizar un poco más se puede visitar la Casa Museo de los Pinzón –reputados navegantes que apoyaron a Colón en su travesía-, la Iglesia de San Jorge donde se leyó la Real Pragmática, es decir, la Orden Real que ordenaba que dos carabelas armadas fueran puestas al servicio de Colón, y La Fontanilla que abasteció de agua potable a las naves.