Madeira, un paraíso para disfrutar del mar durante todo el año

Por algo es conocida como el Hawái del Atlántico. Más allá de sus playas, el archipiélago ofrece un sinfín de oportunidades para todo tipo de visitantes.

Surf, bodyboard y stand up paddle

El archipiélago reúne todas las condiciones necesarias para dispararle la adrenalina al surfear en sus excelentes olas. Madeira es un lugar privilegiado para recibir swells del Atlántico Norte y se beneficia de todo el tipo de olas, desde point breaks a reef breaks. Las costas de Jardim do Mar, Paul do Mar, Porto da Cruz y São Vicente, con sus olas desafiantes, invitan a pasar un día de surf. Y para aquellos que quieran acercarse a este deporte, en muchas de estas localidades podrá encontrar escuelas.

Para los que prefieren el bodyboard, la isla de Madeira posee, a lo largo de su línea costera, excelentes lugares que ofrecen buenas condiciones para la práctica de esta modalidad deportiva.

Experimenta al sensación de “caminar sobre las aguas” practicando Stand Up Paddle. Ideal para toda la familia, vive una experiencia náutica relajante mientras disfruta de la belleza de los paisajes de las islas de este archipiélago.

Coasteering

Es una disciplina que combina rápel, escalada y saltos al mar en una única actividad y permite conocer los acantilados sobre las bahías, las cuevas y los rincones con aguas cristalinas que existen en la isla. Más que recomendado en un recorrido de coasteering, es la Reserva Natural de Ponta de São Lourenço, que permite conocer las bellezas naturales de la Baía d’Abra.

Buceo

Madeira es uno de los lugares más privilegiados de Europa para la práctica de buceo. Es posible encontrar varias escuelas y empresas para vivir esta experiencia submarina. Las aguas templadas y cristalinas de Madeira permiten bucear en sus reservas naturales y observar cnidarios como anémonas, corales negros, peces como meros, morenas, mantas y hasta lobos marinos, las focas más raras del mundo.

Además de poder bucear en Caniço, Garajau, Machico, Caniçal y Santa Cruz, recomendamos Madalena do Mar, donde es posible encontrar, entre los 21 y 30 metros de profundidad, a 180 metros de la costa, el Bowbelle, el navío que allí se hundió hace unos años y que en la actualidad constituye un arrecife artificial.

Observación de cetáceos

En Madeira, existen 28 especies de cetáceos que habitan o visitan estas aguas. Su excelente ubicación permite poder avistar estas especies (e incluso andar entre ellos) durante todo el año. Es muy frecuente encontrar especies de delfines como el común, el pintado, el mular, el cachalote, el calderón tropical o el rorcual tropical, así como la tortuga boba, la más avistada.

Paseos en barco

Uno de los grandes placeres que permite Madeira es disfrutar de la belleza paisajística de estas islas en un paseo en barco por el archipiélago y llegar, incluso a las Desiertas, escogiendo entre embarcaciones con o sin tripulación. En este viaje es posible avistar varias especies marinas y pasar un relajante día de playa. Para los amantes del mar, el archipiélago ofrece experiencias inolvidables en el océano Atlántico.

Más información: www.visitmadeira.pt/