Estaciones de Esquí para disfrutar de la nieve en entornos privilegiados

Grandvalira (Andorra)

Situada en el corazón de Andorra, la estación de Grandvalira es, sin duda, la estrella del Pirineo. La estación nació en 2003 gracias a la unión de las estaciones de Pas de la Casa-Grau Roig y Soldeu-El Tarter, convirtiéndose en la mayor superficie esquiable del sur de Europa.

Son 210 kilómetros distribuidos en 127 pistas para todos los niveles: para principiantes 19 pistas verdes, 49 pistas azules para quienes ya se defienden sobre sus tablas, 41 pistas rojas para los que ya dominan las pendientes y 18 pistas negras para los más osados. Además, como aquí no se olvidan de nadie, disponen de snowparks, circuitos infantiles, zonas freeride y rutas de esquí de montaña para colmar las expectativas de todos los amantes del Deporte Blanco.

Sierra Nevada (Granada)

En el corazón del sistema penibético, dentro del término municipal de Monachil (Granada), se encuentra Sierra Nevada, la estación de esquí más meridional de Europa que alberga las cumbres más altas de la Península Ibérica, Veleta (3.394m) y Mulhacén (3.478m), todo ello a tan sólo 100 km. del mar Mediterráneo y la Costa Tropical.

Sus 115,6 km. esquiables en 120 pistas balizadas, la calidad de su nieve, el excepcional tratamiento de sus pistas y la oferta complementaria de ocio hacen de Sierra Nevada referente internacional y cita ineludible para el esquiador de vanguardia.

Formigal – Panticosa (Huesca)

Formigal y Panticosa son dos estaciones en una 180 kilómetros y 147 pistas en el Valle de Tena ofrecen una extensión de dominio esquiable envidiable en uno de los lugares mágicos del Pirineo de Aragón. Un año después de la unión de ambas estaciones, siguen aumentando sus prestaciones y servicios.

Baqueira Beret (Lleida)

El clima atlántico, la vall d’Aran, el mayor dominio esquiable de España, con más de 50 años de historia. Son algunas de las características que hacen de Baqueira Beret una de las estaciones emblema del sector de nieve en España. Se trata de uno de los paisajes que garantiza nieve durante muchos días en las temporadas invernales. La estación, en constante crecimiento, aumenta sus kilómetros esquiables hasta la cifra de 167km, más 7km de itinerarios.

Candanchú (Huesca)

En Candanchí está el que para muchos expertos es el circuito de esquí nórdico (de fondo) más aconsejable del Pirineo. Ubicado en el área de Rinconada, tiene un espacio que en total suma unos 15 kilómetros, dividido en tres pistas de 2,5, 7 y 7,5 kilómetros, según el grado de conocimiento: desde la iniciación hasta la más alta competición (por ejemplo, en 2018 se celebró aquí el Campeonato de España absoluto de esquí de fondo). El recorrido y los paisajes son una auténtica maravilla, entre bosques de abetos, bajadas amplias, ligeras subidas, riachuelos helados… Y luego en sus instalaciones hay un estadio de Biathlón, único en España, con 8 circuitos homologados.

Snowzone (Madrid)

El esquí indoor o con techo. Se llama Snowzone y lo puedes encontrar a 30 kilómetros al sur de la ciudad de Madrid. Ya se sabe que en la capital todo es posible. Pues sí, en Madrid hay 2 pistas de esquí cubiertas, una para esquiadores más avanzados (250 metros de largo y 55 metros de ancho, con desnivel superior al 25%) y otra más pequeña para aquellos que se quieran iniciar en esto de esquiar (100 metros de largo y 40 metros de ancho). Si tienes niños (de 5 a 12 años), pues aquí hay plan familiar a la vista. Disponen de un campus de verano con clases para iniciarse en el mundo del esquí o el snowboard o perfeccionar el nivel, además de probar el nuevo Minigolf Polar o el patinaje al aire libre.

Los Tres Valles (Francia)

Los Tres Valles (Les Trois Vallées) es el dominio esquiable más grande del planeta. Sus 600 kilómetros de pistas están ubicados en pleno corazón de los Alpes Franceses y atraviesan 4 valles (no 3 como indica el nombre), además de estar divididos en 8 estaciones de esquí entre las que destacan Méribel, Val Thorens, Courchevel o Les Ménuires. Es un dominio esquiable tan grande que en una semana no lo puedes recorrer todo. Hay todo tipo de pistas, para toda clase de esquiadores, perfectamente comunicadas unas con otras, desde negras empinadas como Couloir du Curé, que significa «Barranco del Vicario» o rojas como Venturon, una larga pista donde casi siempre hay nieve de excelente calidad. Allí el 85% de las pistas está por encima de los 1.800 metros, lo que permite a Los Tres Valles garantizar una nieve óptima de comienzos desde diciembre hasta finales de abril.

Aspen (Estados Unidos)

Uno de los aspectos más llamativos de Aspen es la calidad de su nieve polvo, una de las más reconocidas del planeta. Su altitud a 4.000 metros, y su distancia del océano -a más de 3.000 kilómetros- son las causas, puesto que producen un clima seco ideal para mantener la nieve en condiciones. Además, no solo es calidad, también cantidad, ya que caen una media de 7 metros de nieve cada año. En total son más de 2.000 hectáreas de terreno donde encontrarás 335 pistas de esquí alimentadas por 42 remontes.

Aletsch Arena (Suiza)

La estación de esquí de Aletsch Arena se encuentra en la región Goms (Suiza, Valais) y está compuesta de tres núcleos, Riederalp, Bettmeralp y Fiesch Eggishorn. Hay 104km de pistas y 15km de rutas de esquí de fondo disponibles con un total de 36 remontes mecánicos. La zona de esquí tiene 1.000 metros de desnivel verticales discurriendo entre los 1.845 y los 2.869m.

Toda la estación esta declarada como libre de coches y el acceso a la misma desde los pueblos del valle se realiza a través de teleféricos y telecabinas. Para la llegada a los alojamientos se usan coches eléctricos. La gran mayoría de los alojamientos se encuentran a pie de pista.

Uno de los principales atractivos de la estación es que la zona de Jungfrau-Aletsch se encuentra declarada como Patrimonio de la UNESCO. El Aletsch Gletscher (Glaciar Aletsch) ofrece una visión sobrecogedora rodeado de cumbres de 4.000 metros.