Descubriendo el Delta del Ebro sobre dos ruedas

El paisaje sin horizontes del delta del Ebro, es un terreno perfecto para hacer cicloturismo. La ruta rodea el río hasta las enormes playas, un trayecto tranquilo junto al mar donde recorrerás arrozales, lagunas salpicadas por bandadas de pájaros, barcas de pesca y playas desiertas.

En el sur de Tarragona, este territorio de gran biodiversidad y declarado reserva de la biosfera, es el destino ideal para cualquier época del año. La aventura sobre dos ruedas puede empezar en el pueblo de l’Ampolla, bordeando la costa por la Laguna de Les Olles.

Una ruta convertida en carriles bici que fueron antiguos caminos de sirga y canales de riego. Mientras pedaleas observarás un paisaje que evoluciona continuamente y que se va construyendo con los sedimentos que el río transporta. Además, el delta tiene algunos atractivos añadidos al mero pedaleo entre estos tranquilos paisajes: el magnífico arroz local en los restaurantes de la zona, la observación de avifauna o las barrancas del delta, que hoy se pueden encontrar en el centro de interpretación de Sant Jaume d’Enveja.

Más información: www.deltacleta.cat