Camino de la muerte, Bolivia

Como su nombre lo indica, es considerado uno de los caminos más peligrosos del mundo. También es conocido como Camino Yungas. Existe una razón para eso, es una ruta que cubre 80 kilómetros flanqueados por acantilados de 900 metros de altura. Además, la climatología de la zona hace que sea todavía más peligroso circular por ella: es habitual la lluvia, la niebla, el barro y el desprendimiento de rocas.

Sin embargo, a pesar de todos los riesgos, el impresionante paisaje y la adrenalina atraen a numerosos ciclistas.

Este espectacular, estrecho y rocoso camino, comunica la meseta boliviana con la ciudad de Coroico, en la jungla amazónica al norte del país. La forma más habitual de cruzarlo es subir en una furgoneta y descender en bicicleta, no se recomienda hacer la subida en bicicleta ya que las cuestas son demasiado empinadas.